¡Quiero vacaciones!

Un día hablando con mi hermano le pregunté si trabajaría el fin, a lo que contestó: "Ni Dios trabajó en domingo". Frase que se me hizo demasiado sabia, pero en el frenesí de la vida como que se llega a olvidar que una parte fundamental de esto es descansar. La lucha sindical nos ha dado las vacaciones y se supone estas son un momento de descanso y esparcimiento. Pero, ¿cuántas veces realmente se planean las vacaciones?

Continuar leyendo